a   k   r    a
 
ISSN: 1989-6476
 

Nº 1

2008 -09

 
 

  Revista digital del Instituto

 
 

Artículo para imprimir

 

Artículo en valenciano

 
 

Web del Instituto

 
 

Volver a la portada

 
 
 
 
Vacuna contra el virus de cáncer de cuello uterino  

Ciencia

 
Florián Mattenberger, José Ángel Martín Castro, Juan Manuel Núñez Cruz y Mª Carmen Albert.
Alumnos de segundo curso de Anatomía Patológica y Citología. FAMILIA SANITARIA
 
 

En este artículo queremos presentaros las últimas novedades en la prevención del cáncer de cuello de útero. Este es el objetivo principal del Módulo de Citología Ginecológica que estudiamos en primer curso del ciclo formativo. El descubrimiento del virus del papiloma humano como principal responsable de este cáncer se realizó hace más de veinte años; pero hasta ahora no se disponía de una vacuna contra el mismo. Esta vacuna es bastante novedosa, no abarca todos los subtipos del virus, ha pasado una primera fase experimental y se está aplicando ya a mujeres jóvenes con la esperanza de acabar con el cáncer de cérvix o al menos disminuir drásticamente su incidencia. En este periodo de aplicación inicial se han observado problemas que alimentan el debate sobre la procedencia del uso de la vacuna. Al final del artículo adjuntamos noticias de prensa que se hacen eco de estos problemas.

 
CONCEPTOS BÁSICOS
 

 

Un virus es un agente infeccioso, ultramicroscópico con una estructura muy simple. Los virus están formados por ácidos nucleicos (ADN y ARN) y una cápsula proteica. Son parásitos intracelulares obligados. El Virus del Papiloma Humano, conocido también por las siglas VPH es un virus de tipo ADN de la familia papiloma virus de los que existen más de cien subtipos. Aproximadamente el 30 % son dañinos para el ser humano, causan infecciones cutáneas y sobre todo cáncer de cérvix. Se transmite por contacto.

Virus VPH con microscopio electrónico de barrido

 
 

El cérvix uterino es el cuello del útero, la parte que se abre a la vagina. Se localiza en la zona pélvica, próximo a otras estructuras como la vejiga urinaria, la uretra y el recto. El cáncer es una mutación genética que provoca un crecimiento incontrolado de las células. Presenta diferentes grados de malignidad. El cáncer de cérvix es un tumor maligno ocasionado por cambios en las células de la superficie del cérvix.

 

 

 

Cervix normal

 

Cervix tumoral

 
EPIDEMIOLOGÍA
 
 

La epidemiología estudia la frecuencia con que se presenta determinada enfermedad así como las posibles causas de la misma con la intención de ayudar a prevenir su aparición o disminuir el número de casos en el futuro. En el mundo el cáncer de cérvix produce alrededor de 500.000 muertes al año. El 99% del cáncer de cérvix es debido al VPH. En España se ha producido un descenso muy importante en el número de casos de cáncer de cérvix gracias a la detección precoz mediante la técnica de Papanicolau. Sólo se diagnostican unos 2.100 casos anuales. Unas 550 mujeres fallecen al año por esta causa. La máxima incidencia se da entre los 45 y 65 años con una media de 53. Es el segundo cáncer más importante en la mujer tras el de mama.

 

Entre los factores de riesgo para el desarrollo de un cáncer de cérvix destacan: VPH o Virus del Papiloma Humano y el tabaco. También aumenta la posibilidad de padecerlo el ser portador del VIH o Virus de la Inmunodeficiencia Humana y el uso prolongado de determinados anticonceptivos orales. Las prácticas sexuales de riesgo para las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) son el principal factor a tener en cuenta al tratar de prevenir la infección por VPH y el cáncer de cérvix.

 

 
EVOLUCIÓN DE LA INFECCIÓN POR VPH DEL CERVIX
 

Algunas infecciones son asintomáticas o producen verrugas genitales. Con el tiempo algunos pueden evolucionar a lesiones pretumorales y sobre algunas de ellas se puede desarrollar un cáncer. Los hombres se infectan por el virus y lo transmiten; sufren con frecuencia verrugas genitales, pero sólo excepcionalmente desarrollan un cáncer de pene. Entre los signos y síntomas que presenta la enferma cuando el tumor esta avanzado destacan: hemorragia vaginal anormal y dolor o molestias durante las relaciones sexuales.

 
DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
 

 

El diagnóstico se realiza a través de revisiones ginecológicas en las que se realiza la triple toma para citología o técnica de Papanicolau. Se trata de una prueba fácil y poco molesta. En algunos casos se necesita realizar colposcopia y biopsia. Una colposcopia es una técnica de exploración ginecológica en la que se visualiza con más detalle el cérvix mediante un aparato llamado colposcopio. Durante la exploración se pueden tomar biopsias, o pequeños fragmentos de tejido para estudio mediante el microscopio, de las zonas anormales o sospechosas de lesión.

Toma citológica para diagnóstico

 
 

Los casos leves se pueden resolver mediante Electrocauterización o Criocirugía. Mientras que en la primera se utiliza un bisturí eléctrico para “quemar” la lesión, en la segunda se utiliza el frío con el mismo fin. En los casos graves es preciso realizar una intervención quirúrgica consistente en extirpación del cérvix uterino (Conización) o extirpación del útero en su totalidad (Histerectomía). Si además del útero se extraen trompas y ovarios, así como los ganglios linfáticos regionales llamamos a la intervención “Histerectomía radical”.

 

PREVENCIÓN

 

Dado que el VPH pertenece al grupo de ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual), lo mejor que podemos hacer para evitar su contagio es: no tener relaciones sexuales de riesgo, es decir abstinencia, evitar la promiscuidad (relaciones con más de una pareja) y utilización del preservativo. También se deben realizar las revisiones ginecológicas que correspondan: la primera a los tres años de la primera relación sexual o a los 21 años si no se han tenido relaciones. Después una revisión cada 3 años o según el criterio del ginecólogo o ginecóloga.

 

 

 

Una medida preventiva novedosa cuyos efectos apreciaremos en el futuro es la vacuna contra subtipos de riesgo de VPH. En España hay dos vacunas comercializadas. Se deben administrar tres dosis en seis meses, una inicial, otra al mes y una tercera a los seis meses. Cuatro años más tarde sería recomendable una nueva dosis de refuerzo. El sistema sanitario español administrará la vacuna a adolescentes entre los 11 y los 14 años cuyos padres lo deseen.

 
Llegamos al final de este artículo; pero recuerda…
 

Hazte revisiones ginecológicas según el criterio de tu ginecólogo y vacúnate. La vacuna sólo te protege contra algunos subtipos de VPH; pero son los que más lesiones malignas producen. Sin embargo, aunque te vacunes no debes dejar de acudir regularmente a tu ginecólogo. Aprovecharemos la ocasión para recordarte también que la práctica de sexo seguro no sólo previene el cáncer de cérvix sino también la infección por VIH responsable del SIDA y todas las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual)

 
 
NOTICIAS DE PRENSA SOBRE LOS PROBLEMAS EN LA APLICACIÓN DE LA VACUNA
 
Dos vacunas para una misma infección (El mundo, 09-02-2009)
Sanidad inmoviliza un lote de vacunas contra el papilomavirus tras reacciones en dos niñas (El mundo, 09-02-2009)
El estraño caso de Raquel y Karla (El país, 16-03-2009)
Los efectos adversos de la vacuna del papiloma reavivan la polémica (El país, 17-02-2009)
Comentarios sobre el debate (El país, 17-02-2009)
Las dos menores afectadas por la vacuna del VPH en la UCI (Europa Press, 25-02-2007)
 
 
 
 

IES "Leonardo da Vinci" de Alicante    

   C/Baronía de Polop, 12   003011 Alicante    965 182480   

965 181298